jueves, julio 21, 2005

La corrupción en Brasil

Ex tesorero del PT rehuye preguntas por más de trece horas
Diputada lo culpa de intentar la ‘mexicanización’ del Estado brasileño.
Tres instancias en el Congreso investigan corrupción

Por JACQUELINE FOWKS/ REFORMA/ BRASIL SAO PAULO.-

“Es más fácil sacar leche de una piedra”, dijo el diputado federal Asdrúbal Bentes (PMDB, aliado) ante la falta de respuestas por parte del ex tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Delubio Soares, sobre las acusaciones de corrupción que afectan al Gobierno y al PT. Soares reconoció ante la Comisión Parlamentaria Mixta de corrupción en los Correos (CPMI) la existencia de una lista de nombres de políticos petistas y aliados que retiraron dinero de las cuentas bancarias de las agencias de publicidad del empresario Marcos Valerio de Souza, aunque no quiso mencionarlos. La CPMI comprobó, al romper el secreto bancario del empresario, que al menos cinco diputados federales –o sus representantes- retiraron dinero de sus cuentas bancarias de Valerio, uno de ellos es Joao Paulo Cunha, ex líder del PT en la Cámara de Diputados. El subrelator de la Comisión y diputado Gustavo Fruet (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB, oposición) refirió que sumando dichos retiros de dinero, el monto que Soares manejó irregularmente llegaría a 429 millones de dólares (un billón de reales). Soares insistió en que el dinero prestado por de Souza se destinó a gastos de campañas, pero que no lo declaró ante la Justicia Electoral ni informó al respecto a líderes del partido. Negó también la existencia de los ‘mensualones’’, pagos ilegales mensuales a congresistas de la base aliada. Según el ex tesorero pidió préstamos por once millones de dólares al empresario, pese a saber que tenía contratos con empresas públicas y políticos oficialistas. La ex jueza y diputada Denise Frossard (Partido Popular Socialista, PPS) explicó que por la información disponible y por su silencio, Soares puede ser penado por corrupción, formación de banda para tráfico de influencias y lavado de dinero. Según Frossard, líderes del PT intentaron capturar el poder y el Gobierno articulándose con intereses privados. La ex jueza condenó el martes que el partido copara los más de 19 mil cargos de confianza de la actual Administración. “Agradezco que usted y José Dirceu (diputado, ex jefe de gabinete del actual Gobierno) sean tan desorientados que hemos podido detener el proceso de mexicanización del Estado brasileño”, acotó la diputada carioca. Dirceu fue mencionado en junio por el diputado Roberto Jefferson (ex líder del PTB) como uno de los operadores de los ‘mensualones’ para que votaran a favor del Gobierno. Dicha Comisión recibió ayer a María Christina Mendes, ex esposa del diputado Waldemar Costa Neto, líder del Partido Liberal (PL, aliado) quien declaró que el político recibió dinero de manos de Delubio Soares. Además, fue instalada ayer la CPI de los Mensualones y compra de votos, presidida por el senador Amir Lando (Partido Movimiento Democrático Brasileño, aliado), que investigará el tema en este Gobierno y el del ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

1 comentario:

Willy Nugent dijo...

Buena la nota de Jacky.

Las acusaciones de corrupciòn están presentes en muchos lados. Pero en América Latina tienen un aire de naturalidad, de cosa permitida, que parece escapar a cualquier razonamiento moral.
Esto ocurre sobre todo en países que suelen describirse como muy religiosos, en especial muy católicos.
Me acordaba del razonamiento que hizo famoso Dostoievsky, según el cual 'si Dios no existiera todo estaría permitido' (cap. Gran Inquisidor en 'Hermanos Karamazov'). En países con una ética pública declaradamente católica, la frase queda más bien invertida: 'porque Dios existe todo está permitido'. En efecto, un obstáculo para alcanzar una transparencia democrática en la gestión de los asuntos públicos, tiene que ver con esos razonamientos morales que le dan más importancia al perdón que a la tolerancia.
Un teólogo, Hans Küng conocido por afirmaciones del tipo 'el Vaticano es el Kremlim de Occidente' hacía notar que el papa anterior había ido a visitar en la prisión al terrorista que disparó contra él para perdonarlo, pero que nunca le concedió una entrevista para confrontar puntos de vista divergentes.
Creo que mientras la diferencia de opinión sea considerado algo más grave, en el sentido de imperdonable, que un crimen, bien difícil que nos podamos tomar en serio la lucha contra la corrupción, pues al final todos son perdonados según la ley divina.
Bueno, es una idea que se me ocurrió mientras iba leyendo la nota.